Estrés en los bebés entre los 9 meses y 3 años


El bebé sufre estrés debido a lo rápido que cambia todo y su gran ritmo de crecimiento, sobre todo entre los 9 meses y los tres años de vida.El período crítico para el bebé, cuando más propenso es a sufrir ansiedad, va de los 9 hasta los 18 meses. Algunas causas de ese estrés son; la ansiedad de separación de los padres, los 2-3 años, el miedo del bebé a perder el cariño de sus cuidadores si no lo hacen bien y el deseo de agradar e imitar en todo lo que pueden a los adultos.

Los bebés sufren sentimientos ambivalentes que les desconciertan (querer hacerlo solo pero tener miedo al mismo tiempo) y se dan cuenta de que les cuesta ejercer autocontrol en sus impulsos. Todas estas épocas de grandes cambios, aprendizajes y descubrimientos en donde las pesadillas y las rabietas pueden tener lugar.

Podemos mitigar la angustia y el estrés en nuestros hijos si los padres somos transparentes con ellos. Los mayores pensamos que los niños no se dan cuenta de muchas cosas que suceden en casa (como discusiones en el matrimonio o problemas económicos familiares), pero no es así. Incluso a veces es peor negar o esconder el problema porque ellos solos buscan una explicación y en su fantasía eso puede convertirse en algo terrorífico. Para asegurarnos de que lo entienden correctamente y evitarles más sufrimiento, es mejor hablar con ellos y explicarles las cosas en un lenguaje que puedsa entender sin enmascarar la situación.

Así pues, repase cómo son los días de su hijo y pregúntese si pasa mucho tiempo sin sus padres, si tiene miedo a dormir solo, si ha iniciado hace poco la guardería, si le han quitado el pañal recientemente,  si ha habido destete, un cambio de casa o una nueva canguro. Intente que su vida sea más segura y menos ajetreada. Evite que vea películas no recomendadas para su edad (que podrían aterrar al niño), reduzca los castigos, las censuras, las normas demasiado rígidas e intente pasar más tiempo con su hijo durante el día, huyendo de las separaciones prolongadas.

Comuníquese con su hijo y hablen de lo que hizo durante el día y de sus sentimientos; no le reste importancia a una pesadilla diciendo que "no pasa nada", sino que tranquilícele diciendo que ha sido un sueño y que está con él, encienda una luz en el dormitorio o deje abierta la puerta del cuarto, si esto le da seguridad no ridiculice ni sea duro con un niño que acaba de tener una pesadilla, construya una alternativa con un final feliz a la pesadilla.

De todas formas, hay otras causas de las pesadillas que cabe recordar como ciertas enfermedades o síntomas como la fiebre, las obstrucciones nasales, el dolor o el hambre,  y que pueden hacer aparecer un episodio o incrementar los habituales.

Consulta la información relacionada con el sueño de tu hijo, situacions traumáticas y actitudes causantes de estrés en el bebé:

El sueño del bebé en su primer año de vida >>

Cómo separarse del chupete u otros objetos sin crear un trauma >>

La hiperactividad en el bebé >>

 

© 2008 - 2019 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account