Accesorios del bebé

Cuidados

Los pañales y el bebé

Ya hace más de 25 años de la gran invención ideal para los padres modernos, la creación del pañal desechable para beebés. El pañal es la forma más fácil y en buen porcentaje sana de cuidar las partes intimas del bebé, siempre que se tenga en cuenta que sus dos principales objetivos son, no dejar que se derramen sobre la ropa del bebé sus deposiciones, y tener la comodidad de no cambiar la orina tan seguido.

A pesar del gran avance que supone el pañas, los padres no deben dejar de revisar al bebé durante largos periodos de tiempo. Las causas de mayor asistencia médica en los recién nacidos, son las quemaduras o irritaciones en los genitales y en el culito. Las zonas íntimas del bebé son de sumo cuidado, además del uso del pañal, se  higiene y observación general.

Un bebé puede pasar toda una noche en vela por el dolor insoportable de la irritación, por lo que si no se revisa mientras duerme, algo que puede suceder, debes ser lo más cuidadosa posible y acostar al bebé con el pañal recién cambiado y limpio, incluso con cremas o polvos de talco recomendados para bebé.

Realmente no es necesario que cambies al bebé una vez mojado el pañal, la mayoría de las veces tú intuición te señala cuando el pañal esta suficientemente mojado, igualmente pasa con las horas, si han pasado dos horas y aún esta seco, por supuesto que no hay que cambiarlo, de lo contrario si han pasado las misma dos horas y está algo cargado, lo cambias inmediatamente. La humedad puede causar un hongo al bebé.  También será un signo de alarma el  llanto del bebé.

De igual manera se debe revisar el pañal del bebé constantemente, porque en la mayoría de los casos se hace caca y no huele, o está dormido y no lo quieres despertar. Aquí es donde cabe el momento de quemadura o irritación.

Hay cremas en el mercado que te permiten crear una capa protectora, muchas son sin transcripción médica, y desde luego puedes usarlas en pequeñas cantidades. Si observas alguna reacción en la piel del bebé  suspende el uso y acude al pediatra.

En la medida de lo posible, siempre que cambies al bebé lava su culito con agua, o limpialo con tollas húmedas, siempre desde adelante hacia atrás, y seca luego con una toalla seca. Recuerda que esta zona no debe estar húmeda de ningún modo.

Más información sobre Pañales de bebé.

Forgot your details?