Cuidados

Insolación en el bebé

int(11)

insolacionLas insolaciones son más serias y graves que los golpes de calor ya que el bebé puede llegar a perder el conocimiento y, en los casos más graves, producir daños irreparables en su cerebro.

La insolación, al igual que el golpe de calor, se produce por una exposición prolongada al sol sin protección y por un fallo en el mecanismo de eliminación del calor de los bebés y niños. En la mayoría de la ocasiones ocurre cuando el bebé permanece durante un tiempo bajo el sol sin protección. A veces, basta con un cuarto de hora para que se produzca una insolación.
¿Cómo se manifiesta?

Si tocamos la piel del bebé, comprobamos que está caliente, seca, e incluso enrojecida.

Otros síntomas habituales son dolor de cabeza, dificultad para respirar, debilidad, náuseas, vómitos y fiebre por encima de los 40 grados.

¿Qué hay qué hacer?

Si se produce una insolación, lleva a tu bebé a un lugar fresco y aireado para activar su mecanismo de sudoración.

Quítale la ropa, túmbalo en el suelo y pasa una compresa fría por todo el cuerpo, especialmente por su nuca. En este caso es muy importante que lleves a tu bebé a urgencias.

¿Cómo prevenirlas?

Las acciones más importantes para evitar una insolación son proteger bien su cabeza con un sombrero o gorro cuando está expuesto al sol y ofrecerle líquidos con frecuencia durante los días más calurosos.

Evita, además, salir de casa en las horas centrales del día, entre las doce del mediodía y las cuatro de la tarde ya que en este intervalo de tiempo el sol golpea con más fuerza y las radiaciones solares son más intensas.

Forgot your details?